Precios de Golosinas Por Mayor

Los precios de las golosinas por mayor, nada tienen que ver con los precios que vemos en los kioscos, o mercados en los que hay golosinas para la compra final de los consumidores, y esto tiene una explicación, es que la cadena de consumo, está compuesta por diferentes eslabones, y actividades, en las que los precios, los acopios, la logística, y los pedidos forman parte de ella, además de fabricantes y productores, mayoristas, minoristas y consumidores. En el primer eslabón, se encuentran los fabricantes de productos, que son los que las elaboran, y los venden a los comerciantes distribuidores o mayoristas a un precio, los que se encargan de acopiar, y de muchas veces empaquetarlos, los que tienen un determinado número de empleados, transportes para hacer llegar las mercaderías a los centros de consumo, para después venderlos a los minoristas, a otro precio, que es diferente del que lo compraron al fabricante.

precios-golosinas-por-mayor Ya los precios, están sufriendo para estas instancias un incremento, que aunque leve ya no es el mismo que en un comienzo. Para al final venderlos al mercado final que son las manos de los consumidores.

Los precios de las golosinas por mayor, son menores que en el mercado final,

pero esto es además por las cantidades que se manejan. Vemos que hasta llegar a las manos de los consumidores el producto ha viajado, y ha cambiado de precio, además de otras transformaciones que puede sufrir un determinado producto.

Son muchas las manos por las que pasan las golosinas, hasta que lucen en las góndolas de los mini mercados, de los kioscos, y de los drugstores. Los pedidos llegan al kiosco de manera correcta embalados en cajas, o en bolsas según la mercadería que se trate, con el precio de las golosinas por mayor, y el precio que se sugiere es para la venta final, esto es de mucha ayuda para los comerciantes, sobre todo para los que recién se inician. Las mercaderías, en este caso las golosinas se venden por cantidades de cajas, y no por unidad como ocurre en el consumo final, y si nos remontamos al inicio, las ventas a los establecimientos mayoristas, son por varias cajas. Las listas de los pedidos, se hacen por mail, o por métodos mucho más seguros, y ágiles, a diferencia del pasado en el que se hacían por teléfono, con lo cual el trabajo se realizaba a mano, y se tardaba más.

Por lo general cuando recibimos los productos, estos figuran en las facturas los que se encuentran bien detallados por marcas de productos, y cantidades pedidas, el precio y el código para que sean más sencillos reconocerlos. Los pedidos deben llegar en tiempo y en forma, además está en manos del kiosquero colocarlas adecuadamente para que se vean bien y que las personas que ingresan al kiosco, puedan elegir entre las variedades de un mismo producto, las marcas y los colores deben estar colocados de manera agradable porque es la manera en la que presentamos los productos que vendemos, y desde luego que el comercio debe estar en perfectas condiciones de pulcritud, y de limpieza, ya que no nos olvidemos que estamos trabajando con alimentos y bebidas.

En resumen; las compras a gran escala de golosinas y mercaderías para kioscos, son también definitorios en cuanto a los precios de las golosinas por mayor. Para elegir al mayorista con el que vamos a operar de allí en más, es importante que conozcamos los precios de antemano, y en este sentido, nada mejor que verificar en las páginas de ese mayorista para compararlos con otros, hacer los pedidos y registrarnos como clientes cómodamente, todo en la comodidad de nuestro comercio.

Por Ana Gancedo